ESTUDIA IPICYT AFECTACIÓN DE AVES EN EL ALTIPLANO POTOSINO, POR DETERIORO DE SU HÁBITAT.

El investigador de Ciencias Ambientales del IPICYT, doctor Leonardo Chapa Vargas, indicó que con su grupo de investigación se encuentran evaluando algunas zonas del Altiplano Potosino cercano a Matehuala, Charcas y Vanegas, en donde la fragmentación de áreas, cambio de uso de suelo y deterioro de  hábitats por sobrepastoreo y el Cambio Climático, han afectado a poblaciones de aves que anidaban o son pasajeras, como el Águila Real, el Gorrión de Worthen y el Chorlito Montano.

Todas estas especies están en riesgo o sus poblaciones se encuentran en declive, afirma quien también es Presidente de la Sociedad para el Estudio y la Conservación de las Aves en México.

“Tenemos otro fenómeno relacionado con el deterioro de hábitats en el que actualmente  estamos investigando, que son los contaminantes que genera la actividad minera y las prácticas agrícolas basadas en el uso de agroquímicos y sus subproductos, cómo están influyendo en las aves, cómo afectan la salud, qué efectos tienen a nivel supervivencia de individuos o escalar a niveles de organización y por consiguiente afectar a poblaciones y comunidades enteras de grandes aves”, detalla el especialista en aves y Biólogo por la UNAM.

Chapa Vargas refiere que los estudios que se realizan en estas zonas del Altiplano Potosino también pretenden evaluar los efectos del cambio climático, a consecuencia de los cuales se está viendo que cambian las distribuciones de distintas especies de aves, y como consecuencia, éstas podrían exponerse a nuevas enfermedades, como algunas variantes de malaria aviar, que no se encontraban en sus sitios de distribución originales.

Algunas de estas enfermedades -abunda- se están presentando en aves producto de vectores como por ejemplo la malaria, o el dengue aviar incluso.

“Las aves nos sirven como un modelo de cómo los sistemas ecológicos afectan al ser humano, por ejemplo, la distribución y procesos infecciosos de enfermedades que afectan al hombre podrían modificarse en un escenario de cambio climático, la distribución de aves infectadas y de los vectores que transmiten los virus son un modelo para estudiar enfermedades y cómo influyen al hombre, por ejemplo la malaria aviar que es similar a la que ataca al ser humano”, detalla Chapa Vargas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*